Testimonios de militares retirados en audiencia de la OEA sobre crisis venezolana

Bruno Cirelli
Settembre 16, 2017

El capitán Igor Nieto Buitrago declaró que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, decidió en marzo someter a civiles a la "persecución sistemática" de la justicia militar que el Gobierno ya había usado para "amedrentar" a "oficiales tanto activos como retirados".

Por otra parte, informó que gobiernos de Venezuela e Irán acordaron convocar nuevamente la comisión mixta, con el fin de "fortalecer los mecanismos de cooperación bilateral".

Agregó que varios GN y el director del Sebin, Gustavo González López, estaban obsesionados con el exalcalde metropolitano Antonio Ledezma, el exdirector externo de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), Pedro Mario Burelli y la coordinadora nacional del partido político Vente Venezuela, María Corina Machado.

"Existe un mecanismo de intimidación hacia los jueces, ausencia de independencia judicial, los jueces no actúan para hacer cumplir la ley sino para que el gobierno siga en el poder", advirtió.

Si concluyen que sí, estará por ver si es Almagro quien lleva el caso ante el tribunal o si lo hace alguno de los 28 Estados de la OEA que son parte del Estatuto de Roma, carta fundacional del tribunal con sede en La Haya (Holanda).

Suju, abogada penalista, aseguró que las torturas aplicadas durante el régimen de Maduro son sistemáticas porque involucran a todos los órganos de seguridad del Estado, utilizan los mismos métodos, dependiendo de su objetivo, y han creado centros donde aplicarlas.

Su testimonio fue el más emotivo de los cuatro que se presentaron hoy ante el exfiscal de la CPI Luis Moreno Ocampo (2003-2012), nombrado en julio pasado como asesor especial para crímenes de lesa humanidad por el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

En su nota, el Gobierno nicaragüense observó que diversos países no reconocen la jurisdicción de la CPI, como Estados Unidos y Nicaragua, y que más de 31 Estados firmantes aún no han ratificado este instrumento.

Al término de la audiencia, la última de este mes, Ocampo reiteró su invitación al Gobierno de Venezuela a que participe y subrayó que "esto no es un juicio".

En la primera sesión, este jueves, participaron representantes de la sociedad civil, como el grupo no gubernamental Foro Penal Venezolano, y Johanna Aguirre, viuda del activista José Alejandro Márquez.

La Organización de Estados Americanos (OEA) celebra este viernes la segunda audiencia para determinar si existen bases que permitan denunciar a Venezuela ante la Corte Penal Internacional (CPI) por crímenes de lesa humanidad. Aseguró que las discrepancias diplomática serán superadas "con la aclaratoria y con la voluntad de que se imponga la diplomacia de paz".

A la delegación de Venezuela en la OEA se le envió la misma invitación que al resto de Estados miembros, pero no acudirá a ninguna audiencia porque no quiere "validar" una actividad que considera "ilegal", según explicaron a Efe fuentes de esa misión.

Cuando su esposa lo halló en un hospital "estaba desnudo, en interiores y medias y amarrado a la camilla con restos de su camisa", narró. "Me metieron en una mazmorra pútrida, me dio dengue (...), tuve que presenciar torturas y si lo que están escuchando les desagrada multipliquen eso por miles", dijo para subrayar que "en este momento mismo se está torturando en Venezuela". Comía con la mano por temor a que me suicidara. No obstante, Aguirre afirma que durante un programa de televisión, el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, salió diciendo que su esposo era un sicario contratado para matar a Maduro, cuando la realidad fue que lo arrestaron y lo asesinaron por filmar con su celular "lo que los guardias no querían que se viera".

"Es sistemático, es recurrente", comenzó diciendo con relación a las prácticas del régimen.

Altre relazioni OverNewsmagazine

Discuti questo articolo

SEGUI I NOSTRI GIORNALE