Indulto de Trump a Arpaio es afrenta a judicatura — Críticos

Bruno Cirelli
Agosto 29, 2017

Joe Arpaio y Donald Trump.

Tanto McGahn como Sessions respondieron al presidente que el caso no podía ser eliminado.

Además, señaló que, "de hecho, no creo que se hayan abandonado los esfuerzos".

Sanders respondió que "una vez más, esto es algo a lo que el Presidente está comprometido para proteger las vidas de los estadunidenses, y hacerlo a través de un muro fronterizo es algo que es importante y una prioridad". Dicha decisión fue permanente dos años más tarde. Ahora de repente, está emitiendo una amenaza para cerrar el gobierno a menos que el Congreso asigne dinero para construir el muro. "Pero no puede hacer que paguen", opinó el anailsta.

Omitir la parte medular de su verdadera posición en su primer discurso al respecto, en el sentido de que la violencia en Charlottesville provenía de "muchos lados, muchos lados", equiparando de ese modo al neonazismo con los opositores a esa filosofía xenófoba que en otro momento de la historia cometió crímenes de lesa humanidad, resultó tan oprobioso, que en realidad da vergüenza ajena ver cómo la decadencia de la democracia estadounidense empieza a tener nombre y apellido.

Este tema fue clave en la campaña electoral de Donald Trump, que motivaba a sus seguidores a responder a coro que México tendría que pagar. "El sheriff Joe Arpaio tiene ahora 85 años de edad y, después de más de 50 años de servicio admirable a nuestra nación, es un candidato merecedor a un indulto presidencial".

72 horas después, le llega el perdón a un hombre que fue hallado y declarado culpable el pasado 31 de julio, por cargos relacionados con "desacato criminal", derivados de su negativa a dejar de encarcelar a presuntos inmigrantes ilegales.

En el año 2013, él y Arizona, estuvieron en el eje de una controversia nacional, cuando un juez del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos dictaminó que las acciones del condado - promovidas principalmente por Arpaio - eran discriminatorias y violaban la Ley de Derechos Civiles.

En el caso de Arpio, de acuerdo con la investigación, los agentes a las órdenes de Arpaio paraban a conductores solo por su aspecto racial, detenían a personas por la mera sospecha de que fueran indocumentados y los entregaban a las autoridades migratorias.

En 2011, la Justicia ordenó a Arpaio que abandonara su estrategia de detener a gente por razones raciales, pero el polémico exalguacil siguió con sus tácticas. Arpaio se enfrentaba a una condena de seis meses de prisión.

Trump, calificó hoy al polémico ex sheriff de Maricopa, a quien indultó el pasado viernes, como un "patriota" que ha sido tratado de manera "extremadamente injusta".

Altre relazioni OverNewsmagazine

Discuti questo articolo

SEGUI I NOSTRI GIORNALE